bricoydeco / Pixabay

Lijado, Accesorios de Lijado

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on pinterest
Pinterest

Contenido

Para un trabajo de pintado o barnizado es esencial que anteriormente se haya realizado un buen trabajo de lijado de la superficie. Debemos familiarizarnos con los tipos de lijas que existen en el mercado, así como de sus propiedades. Dependiendo de la superficie y del producto, se puede lijar en seco o en húmedo.

En el mercado podemos encontrar accesorios que nos permitirán hacer menos tediosa la labor de lijado. Por medio de tacos o tacos especiales donde podemos acoplar la lija, no solo nos ayudaran sino que prolongaran la vida de la lija.

 

El papel de lija tiene distintos grados en función del tamaño de las partículas abrasivas: el mas fino es el de 600, y el mas grueso el de 30. Para conseguir un buen pulido, iremos bajando el grosor del grano en las sucesivas lijadas.Empleo en madera. Para madera se emplean granos entre 30 y 400.

  • Pulido de devastado de madera maciza, no cepillada y retirada de pinturas antiguas. Emplearemos granos entre 30 y 80. BASTO.
  • Para el pulido fino de madera maciza y chapeados, para hacer rugosa la laca y pulido de superficies lacadas. Emplearemos granos entre 100 y 180. MEDIO.
  • Pulido fino de superficies barnizadas e imprimadas, pulido intermedio de superficies y piezas con lacado previo.  Emplearemos granos entre 220 y 400. FINO.

 

El papel de lija flint consta de flint o pedernal molido, fino y duro. Adecuado sobre todo para madera en bruto. Granos de 40 a 220.

Papel Korund, recubierto de óxido de aluminio. En pliegos y en rollos. Para madera, plástico y metal. Granos de 40 a 240.

Papel de lija con recubrimiento especial Frecut (aluminio aglomerado con resinas plásticas). Para madera, plástico y metal. Grano de 40 a 240.

Papel de lija para superficies lacadas: mediante un recubrimiento de estearato, se evita la colmatación de la superficie de pulido. Granos de 60 a 400.

El tejido de esmeril es un elemento de pulido muy resistente. Adecuado para el lijado de la madera, metal y plásticos, con dificultad. Granos de 40 a 220.

 

El color del papel de la lija no determina ningún concepto en especial. Normalmente se fabrican en pliegos de 23 X 33 cm. En rollos se comercializan normalmente para la industria, aunque hoy en día los podemos encontrar en las tiendas de bricolaje. Los datos de las propiedades de las lijas podemos encontrarlos en el adverso de la hoja. La calidad del papel de lija podemos comprobarlo si doblamos esta por varios sitios, en los de buena calidad los granos se mantienen fijos, incluso en las rallas de doblado.

 

Muelas y escofinas. Se utilizan para perfilar u ornamentar la madera maciza, también utilizadas en el grabado de maderas. Las escofinas de metal suelen ser de cuerpos de acero con dientes recortados y afilados. Las muelas para son de oxido de aluminio conformado y con tratamiento térmico.

 

Espuma de Pulido. Las podemos encontrar en granos finos, medios y gruesos. Gracias a su flexibilidad, son las mas aconsejadas para superficies abovedadas o molduras con detalles. Se emplean tanto en húmedo como en seco.

 

Discos de bandas o platos pulidores de fibra. Constan de pequeñas placas abrasivas de lino que van superpuestas sobre un disco armado de fibra de vidrio. Con la amoladora angular trabajan a revoluciones muy altas. Son idóneas para la retirada rápida de recubrimientos. Existen con diferentes tipos de grano de 40, 60 y 80, con diámetros de 115.

 

Lijadora de laminas. Se compone de varias  hojas dispuestas como una libreta, montadas sobre un cilindro y este sobre un eje. Se pueden trabajar muy bien esquinas y zonas de difícil acceso.

 

Lana de acero. Al igual que la espuma se puede utilizar para el lijado de redondeados o perfilados y en superficies planas. No se deben usar en maderas como el roble, nogal o mahagoni, o sobre decapantes con similares contenidos, ya que, si hay humedad presente, el acero puede reaccionar con la acidez de la madera y ennegrecerla.

 

Cepillos de alambre. Se utilizan normalmente para trabajos de devastado. Atacan con facilidad asta la capa mas gruesa de barniz, pintura o las superficies mas oxidadas. Podemos utilizarlos para limpiar madera maciza, proporcionándole un aspecto rustico.

 

Mediante un plato flexible de goma podemos trasformar nuestro taladro en una perfecta maquina, no solo de lijar, sino también, con los elementos adecuados, para pulir. Con el soporte adecuado podemos fijar el taladro sobre la mesa de trabajo, lo que nos facilitara trabajar con las piezas que queremos pulir o lijar. Con la mesa de lijado (primera foto de la derecha) podemos ajustar la guía para trabajos ajustados o de mas precisión.

 

 

La amoladora angular es otra de las maquinas que mediante un accesorio la podemos convertir en una estupenda lijadora excéntrica. Este tipo de accesorios normalmente solo se pueden aplicar en amoladoras de 115 ó 125 mm. El accesorio en cuestión esta provisto de una bolsa donde recoge el serrín que suelta cuando se esta lijando.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on pinterest
Pinterest
Seguridad de puerta compuesta
Clavijas de carpintería

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *